LASIK es un procedimiento quirúrgico que puede reducir la dependencia de una persona de las gafas o de los lentes de contacto, al cambiar permanentemente la forma de la córnea (la capa delicada que recubre la parte anterior del ojo). Para lograr una visión clara, la córnea y el cristalino del ojo deben refractar adecuadamente los rayos de luz, de manera que las imágenes sean enfocadas sobre la retina. Si los rayos de luz no son enfocados con claridad sobre la retina, las imágenes se ven borrosas.

El defecto de ver las imágenes borrosas se denomina "error de refracción", el cual es causado por una imperfección en la forma del globo ocular, córnea o cristalino. LASIK utiliza un láser Excimer (un láser ultravioleta) para remover con precisión el tejido corneal con el fin de corregir la forma y lograr un mejor enfoque.

La cirugía ocular LASIK por lo general se practica en personas que sufren de miopía (visión corta), lo cual significa que ellas solamente pueden ver con claridad los objetos cercanos, pero ven borroso todo lo que está lejos.

Descripción


Antes de la cirugía, se hace un examen ocular completo para confirmar que los ojos estén sanos. Una vez que se determina esto, el médico mide la curvatura de la córnea y el tamaño y posición de las pupilas, la forma de los ojos (para constatar que no haya irregularidades que pudieran impedir la cirugía LASIK como opción); también mide el grosor de la córnea (para asegurarse de que quedará suficiente tejido una vez que se corte la córnea y se le dé nueva forma).

El paciente debe firmar un consentimiento informado antes del procedimiento, confirmando que conoce los riesgos, beneficios, opciones, alternativas y posibles complicaciones.

La cirugía LASIK es un procedimiento quirúrgico ambulatorio que tarda de diez a quince minutos por cada ojo.
La única anestesia que se utiliza es un colirio que adormece la superficie del ojo. El procedimiento se lleva a cabo con la persona despierta. La cirugía LASIK puede realizarse en uno o en ambos ojos durante la misma sesión.

Durante la cirugía ocular LASIK se utiliza un bisturí especial (un microqueratomo) para cortar un colgajo de tejido corneal de la capa externa del globo ocular. Se levanta el colgajo para despejar el sitio y con el láser se corrige la forma del tejido corneal subyacente.

Se calcula previamente la cantidad de tejido que se debe extirpar con el láser. Una vez que se ha corregido la forma, el cirujano coloca el colgajo en la posición original y lo fija. No se requiere sutura. Un protector o parche se coloca sobre el ojo para proteger el colgajo y evitar que el paciente se restriegue o presione el ojo hasta que haya pasado suficiente tiempo como para haber cicatrizado.

Indicaciones


La cirugía LASIK se practica con mayor frecuencia en las personas que usan gafas o lentes de contacto por miopía (visión corta). Se utiliza ocasionalmente para corregir la hipermetropía y también puede corregir el astigmatismo.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (Foodand Drug Administration, FDA) ha aprobado el láser excimer para corregir una miopía de hasta -12,00D con -4,00D de astigmatismo, e hipermetropía desde +1,00 hasta +6, 00 con 1,00D de astigmatismo. (Dioptría, cuyo símbolo es la D, es la medida del error de refracción. Un valor D negativo indica miopía y un valor D positivo indica hipermetropía).

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, en cooperación con la Academia Estadounidense de Oftalmología (AmericanAcademy of Ophthalmology), ha desarrollado los siguientes lineamientos y recomendaciones en cuanto a quienes son candidatos elegibles para la cirugía LASIK:


  • Edad mínima de 18 años (21 años para algunos láseres), debido a que la visión de las personas menores de 18 años por lo general continúa cambiando. El niño pequeño con un ojo muy miope y otro normal es una excepción, ya que el uso del LASIK para corregir el ojo muy miope puede prevenir la ambliopía (ojo perezoso).

  • No estar embarazada ni lactando porque estas condiciones podrían alterar la medida de refracción del ojo.

  • No estar tomando ciertos medicamentos de prescripción, tales como Accutane o prednisona oral.

  • Tener ojos sanos y una prescripción estable. Las personas con miopía deben posponer la cirugía LASIK hasta que su refracción se haya estabilizado, porque la miopía puede continuar aumentando en algunos pacientes hasta mediados o finales de los 20 años.

  • Tener un buen estado de salud general. LASIK no es recomendable para pacientes con diabetes, artritis reumatoidea, lupus, glaucoma, infecciones herpéticas del ojo o cataratas. Quienes sufran de alguna de estas afecciones deben consultar al cirujano.

  • Se deben sopesar los riesgos y los beneficios. Es posible que una persona que se sienta a gusto usando gafas o lentes de contacto no esté dispuesta a someterse a esta cirugía.

  • Se deben considerar las expectativas personales acerca de la cirugía y determinar si son realistas.


Para los pacientes con presbicia, la cirugía LASIK no puede hacer correcciones que permitan que el mismo ojo vea TANTO de lejos como de cerca. Sin embargo, LASIK sí se puede utilizar para que un ojo vea de lejos y el otro vea de cerca. Si una persona puede adaptarse a esta corrección, la operación podría eliminar o reducir la necesidad de utilizar lentes de lectura. En algunos casos, sólo es necesario operar un ojo. Toda persona cuyo médico crea que es elegible para esta cirugía, debe pedir información acerca de los aspectos positivos y negativos de la operación.

Riesgos



  • Puede haber un exceso o deficiencia en el tratamiento de la afección que amerite otra cirugía de mejoramiento, lentes de contacto o gafas.

  • Es posible que aún se requiera usar lentes de lectura después de la cirugía.

  • Algunos pacientes, aunque pueden ver mucho mejor que antes de la cirugía LASIK sin gafas, aún las necesitarán para tener una visión óptima.

  • Problemas para conducir de noche o síntomas visuales, tales como resplandores y halos.

  • Problemas por disminución de la sensibilidad para apreciar contrastes, de modo que hasta con una visión 20/20 los objetos pueden lucir borrosos o grises.

  • Infección de la córnea.

  • Cicatrización de la córnea, abultamiento permanente de la córnea e imposibilidad de utilizar lentes de contacto.

  • Pérdida de visión: no ver tan bien después de la cirugía como antes, ni con gafas ni con lentes de contacto.

  • Pérdida permanente de la visión

  • Complicaciones con el colgajo

  • Sensibilidad a la luz

  • Resequedad

  • Irritación

  • Parches rojos o rosados en la parte blanca del ojo

  • Disminución de la visión de lejos a grandes altitudes



Expectativas después de la cirugía


Inmediatamente después de la cirugía puede experimentarse una sensación de ardor, picazón o de que hay algo en el ojo. Puede presentarse malestar leve, para el cual el médico por lo general receta un calmante suave para el dolor. Es muy importante NO restregarse el (los) ojo(s) después de la cirugía, para evitar que el colgajo se salga de su sitio o se mueva.

El mismo día de la cirugía, es común que la visión esté borrosa o nublada, pero al día siguiente mejora. Se debe llamar al médico de inmediato si se experimenta dolor fuerte o si alguno de los síntomas empeora ANTES de la cita para el control posoperatorio (24 a 48 horas después de la cirugía).

En la primera consulta después de la cirugía se retira el protector ocular y el médico examina el (los) ojo(s) y prueba la visión. Es posible que aplique gotas para los ojos para ayudar a prevenir una infección. No se debe conducir hasta haber mejorado lo suficiente como para hacerlo sin riesgo.

Durante dos a cuatro semanas después de la cirugía se debe evitar la natación, los jacuzzis, los hidromasajes, los deportes de contacto, las lociones, las cremas y el maquillaje de ojos. El médico proporciona instrucciones detalladas al respecto.

Convalecencia


  • La estabilización de la visión puede tomar de tres a seis meses después de la cirugía.

  • Las quejas más comunes de los pacientes después de la cirugía LASIK son visión con resplandores, halos y dificultad para conducir de noche. Por lo general, estos problemas desaparecen a los seis meses, pero un pequeño porcentaje de personas continúa quejándose de resplandores en la vista.

  • Algunas veces, es necesario practicar una cirugía adicional para lograr la mejor visión posible, la cual se puede denominar "cirugía de mejoramiento". Por lo general, aunque la visión a distancia puede mejorar con la cirugía de mejoramiento, es posible que otros síntomas visuales tales como los resplandores y los halos no mejoren.

  • La Academia Estadounidense de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology, AAO) informa que de aproximadamente 500.000 estadounidenses que se sometieron a la cirugía LASIK en 1999, 70% quedaron con visión 20/20 después de la cirugía.

  • Cuando la visión de lejos de una persona ya ha sido corregida con cirugía LASIK, es posible que requiera lentes de lectura hacia los 45 años de edad.

 

La lámina del microkeratomo levanta el tejido corneal.


El láser esculpe la superficie expuesta de la córnea.


El colgajo de tejido es reemplazado.