Es la dificultad para ver objetos que están cerca.

 

Causas, incidencia y factores de riesgo


La hipermetropía es el resultado de la imagen visual que se enfoca por detrás de la retina, en lugar de ser directamente sobre ésta. Puede ser causada por el hecho de que el globo ocular es demasiado pequeño o que el poder de enfoque es demasiado débil.

La hipermetropía con frecuencia está presente desde el nacimiento, pero los niños tienen un cristalino del ojo muy flexible que los ayuda a compensar el problema. La mayoría de los niños supera esta afección con el tiempo. A medida que se presenta el envejecimiento, es posible que se requiera el uso de gafas o lentes de contacto para corregir la visión. Si usted tiene familiares con hipermetropía, también tiene mayor probabilidad de padecer este problema.

Síntomas


El síntoma principal es la visión borrosa de objetos cercanos. Otros pueden ser:
- dolor de cabeza a causa del esfuerzo ocular
- fatiga ocular,
- dolor ocular,
- visión borrosa lejana si la acomodación no es capaz de compensar el defecto, bien porque la hipermetropia sea elevada, bien porque con la edad se pierde capacidad de acomodación,
- en niños, estrabismo y ambliopía.

El caso de los niños ha de considerarse especialmente ya que no son conscientes de su visión defectuosa, de modo que hay que estar atento a ciertos síntomas como la desviación de los ojos. Debe acudirse al óptico optometrista periódicamente.

Aunque algunos síntomas son similares, no hay que confundirlos con los de la presbicia (vista cansada) que consiste en la pérdida del poder de acomodación del ojo por efecto de la edad.

Corrección


Hay tres métodos fundamentales para tratar la hipermetropia: gafas (anteojos), lentes de contacto y cirugía refractiva.
Existe un método muy prometedor en desarrollo: la ortoqueratología, que consiste en portar lentes de contacto rígidas mientras se duerme, cuya geometría deforma la córnea corrigiendo la visión. La córnea permanece deformada durante horas, incluso días, de modo que la visión es normal sin necesidad de corrección óptica.


GAFAS:
Mediante lentes convergentes. Es la solución más sencilla y barata, pero muy efectiva. La visión lateral no es buena.

LENTES DE CONTACTO:
La calidad visual que permiten las lentes de contacto ("lentillas") es inferior a la que permiten las gafas. Exigen un cuidado exhaustivo y un tiempo de porte adecuado. Hay quien las prefiere por estética o porque permiten realizar ciertas actividades como el deporte, etc.

CIRUGIA REFRACTIVA:
El LASIK y el PRK son dos de los procedimientos quirúrgicos de corrección de la hipermetropia mediante cirugía laser. Se basan en alterar la geometría de la córnea para dotarla de mayor potencia refractiva. Son cirugías ambulatorias (que no requieren hospitalización). Se emplea anestesia local. Se pueden operar ambos ojos en la misma sesión. Al tratarse de técnicas modernas no se conocen bien las consecuencias a largo plazo.